Quiche de verduras

o the Brig!La quiche, un plato rico y fácil. Podemos encontrar muchas recetas de quiche por la red, pero aquí os dejo la mía, sobre el rellenos utilizo verduras distintas según la temporada del año, no es una receta fija sino que a veces también es una buena de manera de aprovechar esas verduras que tenemos a medias en la nevera, ese medio pimiento, o esos espárragos que no utilizamos en otra ocasión, lo que viene a ser una receta de aprovechamiento.

INGREDIENTES

  • 2 huevos (según la cantidad final de relleno que tenéis podéis añadir otro)
  • 1 masa de hojaldre
  • Espárragos
  • Pimiento verde
  • 1/2 pimiento rojo
  • 1 cebolla o puerro
  • Un par de trozos de bacon ahumado
  • Tomates cherry
  • Calabacín
  • Queso rallado
  • Nata para cocinar
  • Sal
  • Pimienta
  • Orégano

PROCESO

Precalentamos el horno a 200º.

 Empezamos cortando todas las verduras pequeñitas, las sofreímos y salpimentamos un poco.  Hemos de tener en cuenta los puntos de cocción de cada verdura e ir añadiéndolas según el tipo, primero la cebolla, después los pimientos, el calabacín y los espárragos.

En la misma paella que hemos hecho las verduras, yo le puse 2 trozos de bacon también cortados y una vez hechos lo dejamos reposar con las verduras.

Mientras vamos haciendo las verduras aprovechamos por poner en un bol los huevos, los batimos y añadimos la nata. Cuando lo tenemos bien batido añadimos las verduras dentro del bol y mezclamos con la mitad del paquete de queso rallado. Volvemos a salpimentar un poco la mezcla.

Ponemos papel de horno en el molde y extendemos la masa de hojaldre y una vez esté extendida, agujereamos la masa con un tenedor.

El siguiente paso es rellenar el molde con las verduras, no lo pongáis hasta arriba del todo, ya que la masa sube un poquito y podría derramarse. A mí me sobró relleno, así que para aprovecharlo rellené unos ramequines.

Cuando tengáis el horno caliente ponéis la quiche dentro y la dejáis cocer unos 40 minutos. Es obvio que esto depende de cómo funcione vuestro horno, podéis ponerlo más bajo de temperatura y  hornearlo un poco más, según cómo sea el vuestro.

Una vez han pasado unos 10 minutos, y la superficie del relleno está un poco sólida, yo le pongo por encima más queso rallado y los tomates cherrys cortados en rodajas, ya que si los ponéis cuando esta blanda se caen al fondo. Le espolvoreáis orégano por encima y dejáis que se termine de hacer.

Cuando la masa y el relleno estén dorados, la sacáis del horno y ya está, a disfrutar.

A mí me gusta comerme la quiche templada, pero puede comerse en caliente o fría. Es un plato perfecto para esos encuentros con amigos o familiares, en los que es más práctico hacer la comida antes y dejarla a preparada.

¡Espero que os guste!

 

 

 

 

 

 

Anuncios